Glicenex

Principio Activo
Metformina clorhidrato 500 mg.

Tipo
Comprimidos recubiertos.

Presentación
Estuche 30 comprimidos recubiertos.

Acción terapéutica
Hipoglicemiante oral

SKU: TBG-GCC01 Categoría:

Descripción

Descripción

Fórmula
Metformina clorhidrato 500 mg
Excipientes c.s.

 

Indicaciones
Diabetes mellitus no insulinodependiente (Tipo II), en especial del obeso.
Diabetes insulinodependiente (Tipo I), asociada a insulinoterapia.
Insulinoresistencia. Fracasos primarios o secundarios de las sulfonilureas.
Diabetes inestable.

 

Posología y forma de administración

La dosis usual es de 2 a 3 comprimidos por día repartidos con las principales comidas. La dosis máxima es de 2.500 mg (5 comprimidos) por día. A las 2 semanas de iniciado el tratamiento podrán ajustarse las dosis en función de los controles glicémicos.
Pasaje de otra terapia antidiabética oral a Metformina:
Cuando se rota de agentes hipoglicemiantes orales estándar, excepto clorpropamida, a Metformina generalmente no se necesita periodo de transición. En cambio, con clorpropamida debe tenerse precaución durante las primeras dos semanas debido a la extensa retención de clorpropamida en el organismo, lo que puede llevar a la suma de los efectos de ambas drogas y posible hipoglicemia.
Terapia concomitante con sulfonilureas:
Si los pacientes no han respondido a 4 semanas de dosis máximas de Metformina como monoterapia, debe considerarse la adición gradual de una sulfonilurea oral mientras se continúa con la Metformina a dosis plenas, aún si ha habido resistencia primaria o secundaria previa a las sulfonilureas.
Debe procurarse identificar la dosis mínima eficaz de ambas drogas para obtener la respuesta deseada.
Si los pacientes no responden satisfactoriamente de 1 a 3 meses de terapia concomitante a dosis plenas de Metformina y dosis plenas de una sulfonilurea oral, debe considerarse la discontinuación de la terapia oral y el pasaje a insulinoterapia.
Uso concomitante de Metformina e insulinoterapia en Diabetes tipo I:
Si la dosis de insulina es inferior a 40 unidades por día, se administrará la dosis habitual de 2 comprimidos por día. Simultáneamente se reducirá la dosis de insulina a razón de 2 a 4 unidades, de acuerdo a los controles glicémicos.
Si la dosis de insulina es mayor a 40 unidades por día, es preferible internar al paciente para efectuar la asociación. De acuerdo a los controles glicémicos obtenidos se disminuirá progresivamente la dosis de la insulina.

 

Advertencias y precauciones

Acidosis láctica: Este medicamento, como todos los derivados de las biguanidas puede provocar, en algunos casos, acidosis láctica como efecto secundario. La gravedad de este cuadro aconseja seguir estrictamente las condiciones de uso del medicamento, así como evitar su utilización en las circunstancias descritas.
Este medicamento deberá ser suspendido temporal o definitivamente, si aparece una condición clínica que predisponga a la hipoxia tisular, como infecciones graves (principalmente urinarias) hemorragias importantes, anemia avanzada, etc.
La creatinina sérica debe ser medida antes de iniciar el tratamiento con Metformina y vigilada periódicamente (1 ó 2 veces al año).
En caso de exploración radiológica, con administración intravenosa de contraste, se debe suspender el tratamiento para reinstaurarlo pasados dos días del examen radiológico. En caso de intervención quirúrgica o de otras posibles causas de descompensación de la diabetes, debe considerarse el tratamiento con insulina. Ciertos medicamentos hiperglicemiantes (corticoides, diuréticos tiazídicos, anovulatorios orales, etc.) pueden modificar la evolución de la diabetes, y, por lo tanto, pueden precisar un ajuste de la dosis, o bien la asociación con insulina o sulfonilureas.
La Metformina, utilizada sola, no provoca, jamás hipoglicemia; es necesario tener precaución en caso de administración concomitante de Metformina con insulina o sulfonilureas, debido a una posible potenciación de la acción.
El paciente deberá evitar el consumo de alcohol durante el tratamiento.
Tratamiento de la acidosis láctica:
Si pese a todas las precauciones se presentara un cuadro de acidosis láctica, deberá ser tratado enérgicamente por ser una condición de evolución rápida y pronóstico grave.
El paciente deberá ser ingresado con la máxima urgencia en un centro asistencial para recibir el tratamiento adecuado, cuya base es la corrección de la acidosis mediante el empleo de infusión intravenosa de bicarbonato sódico, a dosis masivas si es preciso.
Los primeros síntomas de acidosis láctica son: Náuseas, vómitos, dolor abdominal, pérdida de apetito o aletargamiento.
El paciente debe consultar al médico si aparecen uno o varios de dichos síntomas, y, especialmente, si no tienen relación con el inicio de la medicación, el aumento de dosis, una causa alimenticia o medicamentosa, fácilmente identificables (antibióticos, analgésicos, etc.) o una enfermedad ocasional no relacionada con la diabetes.
Embarazo y lactancia: La administración durante el embarazo y lactancia deberá realizarse necesariamente bajo supervisión médica.

 

Contraindicaciones

Insuficiencia renal (creatinina > 1.5 mg/dl en hombre y > 1.4 mg/dl en mujeres o alteración del clearance de creatinina). Insuficiencia hepática. Insuficiencia respiratoria. Insuficiencia cardíaca. Coronariopatías o arteriosclerosis avanzada. Etilismo. Enfermos de edad avanzada o muy debilitados o adelgazados.
Exploración radiológica con administración intravenosa de medios de contraste.
Patología aguda que implique riesgos de alteración de la función renal: Deshidratación (diarrea, vómitos), fiebre, estados infecciosos y/o hipóxicos graves (shock, septicemia, infección urinaria, neumopatía).
Cetoacidosis diabética. Pre-operatorio y post-operatorio. Hipersensibilidad a la Metformina.

 

Información adicional

Información adicional

Principio Activo

,

chevron_left
chevron_right